La vida religiosa y el desierto espiritual

En la vida religiosa hay momentos que es preciso preguntarnos sobre nuestra vida espiritual, como esta mi relación con Dios, para eso el monje realiza diferentes ejercicios espirituales, entre ellos está el desierto espiritual.

En el desierto espiritual el monje tiene la oportunidad de dejar por un tiempo sus ocupaciones cotidianas para retirarse en soledad y en un clima de silencio para confrontar su vida, su relación con los otros hermanos y con Dios, para eso se ayuda de la meditación, de la lectura espiritual, de la oración o de la contemplación de Dios en su creación.

Por medio de este ejercicio espiritual el monje puede revisar el proceso espiritual que está llevando a cabo, y así identificar tanto los avances y obstáculos que se han tenido para superar ciertos escollos que se presentan por las diferentes experiencias que se están atravesando en cierto momento de la vida espiritual.

Así pues el desierto espiritual sumado a la oración diaria, a la dirección espiritual, a la vida comunitaria ayuda a la formación espiritual del monje.



Copyright © 2017