Reflexión de un hermano: Centenario de la Coronación de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá como Reina y Patrona de Colombia

El pasado nueve de julio, los colombianos celebramos los cien años de la Coronación de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá como Reina y Patrona de Colombia. Celebración que se extendió desde el seis al nueve de julio en la ciudad de Chiquinquirá, durante estos tres días se organizaron diferentes actividades espirituales para rendirle honor a la Santísima Virgen María en esta advocación.

Después de esta magna celebración, vale la pena preguntarnos ¿qué ha cambiado en nuestras vidas como fieles cristianos?, ¿qué nos deja esta celebración para vivir mejor nuestra fe?, ¿incrementamos nuestra devoción a la Santísima Virgen María?, o simplemente fue una celebración más, caracterizada simplemente por signos externos pero que nuestro ser y que hacer cristiano sigue igual.

También vale la pena preguntarnos ¿qué significa que la Santísima Virgen María sea la Reina y patrona de Colombia?, ¿estamos dispuestos a vivir como María, haciendo la voluntad de Dios y cultivando las diversas virtudes como la caridad, la humildad, la sencillez, la piedad?.

Esta celebración debe ayudarnos a concientizar la necesidad que tenemos todos los colombianos de la Santísima Virgen María, por eso dejémosla entrar nuevamente a nuestras vidas, a nuestras familias, a nuestros centros educativos, a nuestros trabajos, a nuestros pueblos, a nuestra ciudades y a nuestro país.


Copyright ©