Compartimos la reflexión realizada por Monseñor Robert Carlson en la St. Sant Louis

FRENTE A LA CRUZ

Las imágenes vivientes del Evangelio le muestran a Jesús al mundo


DICIEMBRE 07, 2017
Arzobispo Robert J. Carlson

¿Cuál es el valor de una imagen?

La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe nos da una respuesta. Entre 1531 y 1538 aproximadamente 8 millones de mexicanos llegaron a creer en Jesús, fortalecidos, en gran parte, por esta imagen de María. Una imagen puede todavía cambiar al mundo.

El beato John Henry Newman nos da otra respuesta. Newman distinguió entre asentimiento real y nocional. El asentimiento nocional es creer algo con tu mente, pero esa creencia no da forma a tus acciones; el asentimiento real es creer algo y expresar es creencia en acciones. Newman pensaba que la diferencia entre los dos era la presencia de una imagen: una imagen o una experiencia que muestra el significado concreto de la creencia, y por lo tanto nos mueve a actuar en relación a ella.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos da otra respuesta: "La iconografía cristiana expresa en imágenes el mismo mensaje del Evangelio que las Sagradas Escrituras comunican con palabras. La imagen y la palabra se iluminan la una a la otra" (CIC 1160). Los periódicos, la televisión y los medios sociales muestran lo importante que pueden ser las imágenes. Pero la defensa de las imágenes por parte de la Iglesia como medio para presentar el Evangelio es antigua, y se remonta al Segundo Concilio de Nicea en el año 787.

Las imágenes también son una especialidad del Papa Francisco. Si usted lee sus audiencias diarias o sus homilías, verá que él utiliza muchas imágenes. En un grupo de audiencias, habló sobre los pozos que riegan el desierto, el atardecer y el amanecer, la pequeña llama de la fe que arde en nuestros corazones y el frío y la oscuridad que experimentamos sin Jesús. No solo utiliza imágenes cuando habla, también nos da imágenes cuando actúa. Él es famoso por buscar y abrazar a aquellos con discapacidades físicas, y hay muchas imágenes al respecto en circulación.

Permítame decirlo cuidadosamente para no ser mal interpretado: las doctrinas son importantes. Una formulación correcta de las doctrinas da forma a nuestras acciones de acuerdo con la verdad de la fe. No podemos minimizar la importancia de eso.

Sin embargo, en una cultura dirigida por las imágenes, la evangelización también requiere una gran inversión de tiempo y energía al crear imágenes del Evangelio que muestren a Jesucristo al mundo. Así como se traduce el Evangelio a diferentes idiomas para que las personas puedan entenderlo, así también necesitamos traducir las imágenes vivientes del Evangelio para que la gente se conmueva con ellas.

Y esto representa un reto para cada uno de nosotros. Como católicos tenemos una larga historia tratando de encajar en la sociedad. Necesitamos cambiar eso. Dado el porcentaje de la gente que va a la Iglesia, su vida y mi vida pueden ser el único Evangelio que mucha gente oirá o verá. ¿Proveen nuestras vidas imágenes vivientes del amor de Cristo que se destacan en nuestro contexto cultural? ¿O somos camaleones culturales, simplemente mezclándonos con el entorno adónde vamos?.

Al celebrar la festividad de Nuestra Señora de Guadalupe esta semana (el 12 de diciembre) piense sobre la siguiente pregunta: ¿Cómo hacemos de nuestras vidas imágenes vivientes del amor de Jesús y la verdad del Evangelio?


.